La Sopa de Cebolla de Anne Vallayer-Coster

Anne Vallayer-Coster, pintora francesa del siglo XVIII, se dedicó a crear naturalezas muertas tan reales que despiertan el sabor y el olor de los platillos, como lo es la sopa de cebolla presentada en Sopera Blanca.

Anne Vallayer-Coster, Talentosa pintora que nació en 1744 y recibió la aprobación unánime para entrar a la Académie Royale de Peinture et de Sculpture Francesa. Fue admirada en su época como una de las más reconocidas pintoras de bodegones o naturalezas muertas de la Escuela Francesa. El día de hoy te platicaré de su obra Sopera Blanca donde representa una sopa de cebolla. Anne Vallayer-Coster nos presenta el sabor y la textura desde la mirada de una mujer en el siglo XVIII.

La obra Sopera Blanca de Anne Vallayer-Coster  presenta una sopa de cebolla que despierta los sentidos.
La obra Sopera Blanca de Anne Vallayer-Coster presenta una sopa de cebolla que despierta los sentidos.

Se ganó esto la admiración de muchos personajes de la época y la Reina María Antonieta se convirtió en su ferviente patrocinadora.

La representación de materiales y texturas en sus obras es de gran precisión, incluyendo flores, conchas marinas, frutos, aves, carnes, pescados y mariscos. En sus obras también se encuentran cestería y objetos de cocina o vajillas de la época. Su obra Sopera Blanca me hace pensar en una buena sopa de cebolla acompañada de ese pan que se antoja crujiente y apetitoso.

La Sopa de Cebolla

La Sopa de Cebolla es una de las sopas francesas más populares del mundo. Su origen es muy humilde: se preparaba para tomar algo caliente en los sitios abiertos a altas horas de la madrugada como mercados de abastos y tabernas de mala muerte de París. Digamos que es un cura-crudas equivalente a una birria de San Cosme o a los Caldos de Indianilla en México.

Algunos afirman que Stanislas Leszczynski, Duque de Lorena, probó la sopa de cebolla por primera vez en la ruta de Versailles. Se dice que le pareció tan deliciosa que no quiso continuar su viaje sin aprender a prepararla. Esto fue durante la época de Luis XV, y quizá por esto algunos lo atribuyen a este

En la segunda mitad del siglo XIX, la zona del Mercado de Les Halles se convierte en la cuna esta sopa. En la misma área se encuentra el mítico restaurant Au pied de Cochon , en donde se sirve la mejor Sopa de Cebolla de la capital francesa.

La receta de la Cajita Azul menciona dos secretos para preparar la sopa de cebolla tal y como se ve en la obra de Anne Vallayer-Coster: un buen caldo de carne y cebollas bien caramelizadas. Es ideal para las temporadas de frio y se puede servir casi como plato único porque el pan y el queso gratinado ya la hacen un poco más pesada.

Es aconsejable tener el caldo preparado el día anterior para que tome bien todos los sabores de los huesos y las verduras y no lleve tanto tiempo hacer la sopa en sí.

Síguenos en redes: